Líneas de vida, su importancia en la seguridad en altura.

Una línea de vida es un sistema anticaidas temporal o fijo con una importante representación en el mundo de la construcción. Vamos a estudiar el sistema de protección a trabajadores, poniendo atención a tipo de línea de vida fija, en su variante de cable, analizando todos los requerimientos técnicos que debemos cumplir en su instalación. Hay que conocer bien cada sistema para poder elegir el más idóneo en cada caso.

Por definición legal un trabajo en altura es aquel que se realiza a más de 2 m de altura. Desde punto de vista técnico se considera trabajo en altura aquel en el que un operario puede caer a un nivel diferente del que se encuentra trabajando.

Por ejemplo, si un operario está trabajando por encima del nivel del suelo ya sea sobre una escalera, sobre un tejado encima de cisterna o de vehículos, eso se considera trabajo en altura. Pero también debemos incluir en esta clasificación aquellos trabajos que se realizan dentro de agujero, como alcantarillas y similares.

En los trabajos en altura se realizan una gran variedad de operaciones diferentes, cada una de estas operaciones conlleva un riesgo concreto , sin embargo, en en todos los casos existe el peligro de una caída en altura.

Lineas de vida en puentes colgantes

 

Debemos evitar los accidentes con medidas preventivas

Según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales español, la mayor parte de los accidentes graves que se produjeron en los últimos años, fueron a consecuencia de los trabajos en altura.

Es importante destacar que estos trabajos ocasionaron la mayor parte de los accidentes mortal, superado únicamente por aquellos accidentes que tuvieron lugar empleando vehículos terrestres. Tanto a nivel europeo como nacional, las autoridades competentes, son conscientes de este problema, y por ello se han formulado políticas y estrategias para evitar en todo lo posible, las caídas en altura. Estás estrategias son más o menos genéricas, algunas son muy específicas, pero todas ellas tienen como objetivo reducir o eliminar el número de accidentes de trabajo, entre los profesionales de los trabajos en altura.

A modo de resumen, podemos destacar las siguientes políticas y o campañas contra los accidentes por caída a diferente nivel:

  • Año 2003. La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo lanza una campaña específica para la prevención contra caídas en altura en el sector de la construcción. La campaña se extiende hasta 2004.
  • Año 2005. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales aprueba el plan de actuación para la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo y la reducción de los accidentes laborales, y contempla cómo principal prioridad la eliminación drástica o su eliminación y frecuencia de accidentes de trabajo.
  • Año 2007. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales aprueba la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, entre los años 2007 y 2012, que tiene el objetivo de conseguir una reducción constante y significativa de la siniestralidad laboral y el acercamiento a unos niveles medios con respecto a la Unión Europea.

Tras analizar todas estas campañas se ve que se contemplan medidas de tipo formativo y divulgativo, incluyendo una gran implicación de medios de información audiovisuales, con el fin de generar y afianzar la cultura de la prevención en la sociedad. Está labor de conocimiento se ha visto mejorada gracias a un aumento de las infecciones realizadas por autoridades laborales competentes.
Solo se busca con estas acciones el reducir la siniestrabilidad tanto a nivel general como específicamente en el sector de las caídas en altura.

 

rescate industrial formacion ateca trabajos verticales 3

 

Sistemas de protección: Líneas de vida

En un área de trabajo se deben evaluar los posibles riesgos con el objetivo de eliminar los o minimizarlos. En el caso de los trabajos en altura, no cabe duda de que el riesgo de caída es notable, por eso es imprescindible contar con un sistema de protección.

Dependiendo de cada caso ese sistema de protección puede ser distinto, por eso existen diferentes tipos de sistemas homologados. Cada sistema de protección ha sido diseñado para un tipo de trabajo o actividad diferente. Algunos sistemas llevan muchos años de uso y son ampliamente conocidos, como por ejemplo los andamios, redes, barandillas, pasarelas, aparatos elevadores de personal, sistemas anticaidas, etc.

A la hora de escoger sistemas de protección para los operarios, siempre te vemos considerar que las medidas de seguridad colectivas encuentran por encima de las individuales. Esto quiere decir que cualquier sistema de protección debe ser compatible con la seguridad general de todas las personas que pudieran verse afectadas, y al mismo tiempo, servir de garantía para que el operario que realiza el trabajo en una zona de riesgo, pueda trabajar con total seguridad.

Las líneas de vida son un tipo de sistema anticaídas, qué no ponen en riesgo a ningún colectivo de personas, y por eso constituyen la mejor opción que cumpla con todos los requisitos de seguridad, para el operario como para el resto de personas que pudieran verse afectadas.

 

Dónde es necesario instalar una línea de vida?

Tradicionalmente las líneas de vida se han instalado en aquellos lugares que requerían un trabajo en altura y que no estaban protegidos por ningún sistema colectivo, como por ejemplo barandillas, andamios, jaulas, etc. Sirven de ejemplo los trabajos de mantenimiento de cubiertas, tejados, azoteas, operaciones en puentes grúa, limpieza de fachadas, operaciones industriales en altura, torres eléctricas, espacios confinados, etc.

El mercado de las líneas de vida va evolucionando conforme la cultura preventiva va calando en nuestra sociedad y cada vez son más los trabajos que se protegen con estos sistemas anticaidas. Este es el caso de los trabajos de mantenimiento en autobuses, trenes, aviones, o la protección de escalas fijas, alcantarilla, cisternas, etc

La legislación también ha impulsado este incremento de las instalaciones de líneas de vida. En el año 2004 se aprobó el Real Decreto 2177/2004, que aborda específicamente las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo en materia de trabajos temporales en altura.

 

En este Real Decreto se establece:

– Si no pueden efectuarse trabajos temporales en altura de manera segura y en condiciones ergonomicas aceptables desde una superficie adecuada, se elegirán los equipos de trabajo más apropiados para garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras.

– Dependiendo del tipo de equipo de trabajo elegido, se determinarán las medidas adecuadas para reducir al máximo los riesgos inherentes a este tipo de equipo para los trabajadores. En caso necesario, se deberá prever la instalación de unos dispositivos de protección contra caídas. Dichos dispositivos deberán tener una configuración y una resistencia adecuadas para prevenir o detener las caídas de altura y, en la medida de lo posible, evitar las lesiones de los trabajadores.

El mercado de líneas de vida hasta ahora seguido a tareas muy concretas, ha evolucionado con el tiempo y cada vez son más los trabajos que se protegen con estos sistemas anticaidas. Pese al avance que supone este Real Decreto en la protección de los trabajos en altura, no deja de encasillarse con un sector muy específico, el sector de la construcción. Sin embargo existen otros sectores, o tareas en los que no se consideran estos sistemas de protección desde un principio, recurriendo a instalaciones posteriores que encarecen las soluciones. Este es el caso del mantenimiento de cubiertas y fachadas.

En España, la obligación de conservar en buen estado la edificación mediante un adecuado uso y mantenimiento recae sobre el propietario y/o usuario (ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación). Asimismo, es el propietario, autor o empresario quién ha de proveer los sistemas de protección necesarios a aquellos operarios que realicen los trabajos de limpieza o mantenimiento. Como consecuencia de esta situación, la instalación de sistemas anticaidas (o sistema de protección similares) no se contempla en el diseño del edificio y se instalan a posteriori, de modo que recae el coste y la responsabilidad nuevamente sobre el propietario.

Lineas de vida en estructuras

 

Qué es una línea de vida?

La línea de vida es un sistema contra las caídas que puede instalarse de manera temporal en las obras de construcción o de manera fija en industrias, edificios, etc. Los componentes de una línea de vida fija son los siguientes:

Punto de anclaje. Es el elemento al que se sujeta equipo de protección individual.
Línea de anclaje rígida. Elemento que permite el movimiento del trabajador a lo largo de su recorrido y que va fijado a una estructura. Para las líneas de vida de cable de acero los requisitos vienen especificados en la norma EN 354: 2002, y deben tener un diámetro mínimo 8 milímetros o una dimensión que proporcione una seguridad equivalente.
Elemento de disipación de energía: Absorbedor de energía. Es un componente o elemento de un sistema anticaidas diseñado para disipar la energía cinética desarrollada durante una caída desde una altura determinada.

Cuándo se produce la caída de uno o varios trabajadores conectado a una línea de vida se van a generar una serie de esfuerzos en:

a) Los componentes del sistema cómo cable, anclajes, carro arnés, etc.
b) La estructura a la que se encuentra enganchado el propio sistema.
c) En el propio trabajador.

El máximo esfuerzo transmitido al trabajador se deberá limitar a 6 kN. Normalmente, esto se consigue con un absorbedor de cinta cosida en el cabo de anclaje. Pero hay que tener en cuenta que el esfuerzo transmitido a la estructura se puede multiplicar cuando la caída no ocurre en el mismo sentido en el que se encuentra el cable, es decir, cuando la línea no es vertical. Es por esto, que se deberá disponer de un sistema de absorción de energía, solo límite el esfuerzo transmitido la estructura, que también evite tirones posteriores sobre el trabajador.

Lineas de vida en puentes en estructuras

 

El sistema de absorción de energía y sus elementos

Dispositivo deslizante: El carro. Es un dispositivo que se desplaza y acompaña al usuario a lo largo de una línea de anclaje, necesidad de que se manipulen por parte del operario. El dispositivo de Sili Santi o carro puede estar diseñado para ser utilizado en líneas verticales, horizontales o con pendiente. Los dispositivos utilizados en líneas verticales o con pendiente deben bloquearse automáticamente en caso de producirse una caída.
Elemento de amarre: Cabo de Anclaje. Es el elemento de conexión entre el carro y el arnés de seguridad del trabajador. Puede estar formado por cuerdas de fibra sintética, cable metálico, cinta de banda, etc. El cabo de anclaje puede ser fijo o ajustable.
Arnés anticaidas: Es un dispositivo de presión del cuerpo destinado a parar las caídas. Puede estar constituido por bandas, de ajuste y de enganche y otros elementos dispuestos y ajustados de forma adecuada sobre el cuerpo de una persona para sujetarla durante una caída y después de la parada de esta.

 

¿Cuáles son los requisitos técnicos deben cumplir los componentes de una línea de vida?

Los componentes de un sistema anticaidas deben estar fabricado de un material que sea capaz de aguantar a la interperie sin oxidarse,, ejemplo, inoxidable. También es necesario asegurarse de que cumplan con las normas vigentes y que se les haya realizado los ensayos y pruebas necesarios para cumplir con un estándar de calidad adecuado. Una de las normativas de aplicación es la UNE-EN 353-1-2002, qué hace referencia a equipos de protección individual contra caídas de altura.

Primera parte: Los dispositivos anticaidas deslizantes sobre línea de anclaje rígida

En esta norma se establecen los ensayos y pruebas que deben superar las líneas de vida: Ensayos de bloqueo, asistencia estática, tamiento dinámico, resistencia estática y resistencia a la corrosión. Según esta normativa cuando se ensaya una caída con un peso estándar de 100 kg, de frenado no debe superar 6 kN ir a distancia o recorrido de parada no debe exceder de un metro, excluyendo los alargamientos del arnés anticaidas y de su elemento de enganche. No la niña además de estos ensayos, es de qué dos componentes de los sistemas anticaidas se sometan a otras pruebas que garanticen que no van a sufrir daños debido al rozamiento, fatiga, exposición a radiación, viento, etc, como por ejemplo pruebas de envejecimiento acelerado, cíclicos de fatiga, etc.

Por último, cante tiene que ser riguroso en sus soluciones y debe realizar pruebas y ensayos para garantizar el buen funcionamiento del sistema contemplando todos los factores que intervienen en la instalación. Por ejemplo, fabricante no ha comprobado el número de trabajadores que pueden caer simultáneamente en un sistema sin que falle, riesgo de que se produzca un accidente múltiple de graves consecuencias.

Lineas de vida en puentes

 

Aspectos a tener en cuenta para la elección de una línea de vida

Tanto la vida de los trabajadores como las responsabilidades del empresario van a depender de la correcta elección de un sistema de protección anticaidas. Por esta razón, elección debe hacerse con suficiente rigor y no supeditarse a criterios económicos (tal como se establece en el Real Decreto 2177/2004). Ante un trabajo con riesgo de caída en altura, primero que hay que considerar es la posibilidad de instalar un sistema de protección colectivo, cómo por ejemplo barandillas, estructuras permanentes, etc.

En el caso de que no sea posible este tipo de protección, habrá que valorar la frecuencia de acceso y el tipo de trabajo que se va a realizar en la superficie o lugar a proteger. Si la frecuencia es muy baja pero el riesgo inherente a la tarea es muy alto, puede compensar contratar a una empresa especializada en trabajos verticales. Este tipo de empresas tienen formación específica para trabajar en altura y utilizan cuerdas, y aparatos de progresión para acceder a objetos naturales (árboles), subsuelo (pozos), construcciones (edificios,diques, puentes), etc. Con esta opción no sería necesario instalar una línea de vida, pero dependemos de la subcontratación de una empresa especializada.

En una situación en la que no sea posible la instalación de sistemas de protección colectivos, y por la frecuencia de acceso o tipo de trabajo a realizar no resulta rentable la contratación de una empresa de trabajos verticales, procederemos a la instalación de una línea de vida.

La elección de esta línea va a venir condicionada por el lugar o superficie sobre la que necesitamos trabajar protegidos. Básicamente podemos encontrar:

  • Sistemas horizontales. Dentro de este tipo de sistemas estarían las instalaciones sobre cubiertas o sobre cualquier estructura rígida capaz de soportar los esfuerzos a los que será sometido.
  • Sistemas verticales. Se suelen instalar en torres, escalas, postes, etc.

Además de estos sistemas existe una tercera opción, que sería la instalación de puntos de anclaje. En este caso no se instalaría una línea de vida (ya fuera cable o rail), sino que el trabajador engancharía directamente su arnés al punto de anclaje.

Una vez elegido el tipo de sistema que necesitamos, habrá que considerar:

  1. El diseño de la línea de vida.
  2. La instalación.
  3. La utilización de la línea de vida.
  4. El mantenimiento del sistema.

 

Diseño de la línea de vida.

Cuando se diseña una línea de vida hay factores que se deben tener en cuenta:

  • Esfuerzos generados en la estructura y en el trabajador al producirse una caída.
  • Distancia de caída. los esfuerzos y las distancias de caída serán mayores o menores dependiendo de varios factores:
    – Tipo de sistema: Horizontal, Aero, vertical, etc.
    – Distancia a la que se coloca el sistema respecto del nivel de trabajo .
    – Longitud de la línea.
  • Tipo de absorbedores empleados.
    – Número de operarios que van a trabajar simultáneamente en la línea.

A la hora de contratar la instalación de una línea de vida, pendiente que el diseñador nos proporcione la siguiente información:

– Esfuerzo al que se somete la estructura de soporte.
– Tensión a la que va a ser sometida el sistema.
– Distancia de caída libre.
– Número de personas que pueden trabajar simultáneamente en el sistema anticaidas.

De esta manera podremos asegurar que lo que estamos contratando cumplirá con su cometido de salvar vidas, y que el funcionamiento de la estructura portante de la línea de vida no va a sufrir daño.

Diseño de sistemas horizontales en cubiertas.

En el diseño de los sistemas importa lo siguiente:

  • 1. Localizar o diseñar zonas de acceso seguros. Por ejemplo, a través de una trampilla en la cubierta o una escalera externa. El trabajador debe poder conectarse al sistema antes de subir a la cubierta, así como continuar sujeto hasta que comience el descenso de la misma.
  • Los tipos de trabajos que se realizarán de forma habitual. El usuario debe poder moverse libremente por todas las partes sin necesidad de desconectarse del sistema en ningún momento.
  • En el diseño de la disposición de la línea de vida hay que evitar que los trabajadores tengan que pasar sobre lucernarias o zonas acristaladas.

En las cubiertas en las líneas de vida se pueden utilizar con dos objetivos finales. Uno de ellos es la prevención de caída con un sistema de limitación o restricción de acceso. Otro es para detener la caída, se llama entonces sistema de detención de caídas.

 

Trabajos de altura para la industria

Sistemas para prevenir la caída sistemas de limitación o restricción de acceso.

Estos temas y tienen que el trabajador alcance la zona de riesgo, al tiempo que les permite llevar a cabo sus actividades con normalidad. Generalmente son perimetrales, es decir, facilitan el acceso a todo el perímetro de la cubierta y permiten que el trabajador se desplace por los bordes de la cubierta sin desprenderse en ningún momento del sistema.

Estos sistemas de limitación de acceso siempre son preferibles a los sistemas de detención de caídas, ya que estamos evitando el riesgo de caída y cumpliendo con los principios preventivos establecidos en la legislación. De hecho, en algunas ocasiones, únicamente es posible instalar este tipo de solución, bien porque la cubierta no soporta los esfuerzos generados y las caídas, o bien porque las distancias mínimas de caídas no son lo suficientemente largas para asegurar que el trabajador no va a jugar contra el suelo.

En algunas ocasiones, sin embargo, con este sistema el trabajador no podrá acceder a toda la superficie de la cubierta y será necesario estar por otras soluciones. Una solución es diseñar una serie de sistemas interconectados que cubran toda la superficie de la cubierta. Otra solución es instalar sistemas de detención de caídas adicionales.

Sistemas para detener la caída o sistemas de detención de caídas.

Estos sistemas protegen al trabajador de los daños que una caída les puede ocasionar. En este tipo de configuración, trabajador y tiene acceso a las zonas de peligro de caída.

¿Cómo se debe diseñar un sistema anticaidas desde tensión?

Para diseñar este tipo de sistemas hace falta un plano y sección de la cubierta, identificar desde dónde se va a ver y realizar un boceto del diseño de la línea. Hay que prestar especial atención a la ubicación de los canalones y otros elementos que requieren mantenimiento.

Para que los sistemas funcionan correctamente hay que tener en cuenta que debe haber una distancia de caída libre suficiente en función del diseño del sistema. Está distancia va a variar dependiendo de:

  • La longitud del cabo de anclaje.
  • El despliegue del absorbedor de energía.
  • La flecha de cable.
  • La altura a la que se coloque el sistema respecto del trabajador.
  • La altura del trabajador. Si este espacio libre no se respeta, caso de caída el trabajador puede llegar a golpearse.

Además de estos factores habrá que considerar lo siguiente:

  • El número de personas que van a trabajar simultáneamente enganchados a la línea. Cuántos más trabajadores haya habrá que prever una distancia de caída mayor puesto que pueden caer a la vez.
  • Obstáculos que puedan reducir la distancia de caída como máquinas, materiales, vegetación, etc.
  • Existe otro tipo de líneas horizontales que no irían sobrecubiertas, si no sujetas a otros soportes estructurales cómo vigas, correas o cualquier estructura rígida capaz de soportar el esfuerzo.

Los factores y aspectos a tener en cuenta en este caso serán los mismos que en el sistema para detener las caídas o sistemas de detención.

Trabajos Rescate Noor 3 Marruecos Irata Internacional Ateca Trabajos Verticales 1

Diseño de sistemas verticales

Los sistemas verticales son conceptualmente iguales a los sistemas horizontales, la hora de realizar su instalación se deberán tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El tipo de contorno estructural sobre el que se va a instalar, por ejemplo, torres, escalas, escaleras, postes, etc. En los sistemas verticales la fuerza generada en una caída nunca va a ser superior a 6 kN. Por ello los anclajes y la estructura a la que va fijada deberán soportar 12 kN, ya que todos los sistemas se diseñan para soportar el doble de fuerza a la que van a ser sometidos.
  • Longitud de la línea de vida y. Punta habrá que tener especial cuidado con la longitud entre puntos intermedios del cable, ya que si es muy grande aumentará el movimiento lateral a consecuencia del viento, te dañas rápidamente el cable.

Puntos de anclaje

Además de las líneas de vida, existe la posibilidad de instalar un punto de anclaje al cuál el trabajador puede enganchar directamente su cabo de anclaje y arnés. Está solución se emplea habitualmente para la limpieza de fachadas, ventanas, etc.
Existen varios modelos en el mercado:
– anilla fija a la estructura del edificio, sobre ladrillo, hormigón, etc
– anilla extraíble, lo que se fija a la estructura no es la propia anilla, un encastre al cual se puede acoplar y desacoplar la misma. Este tipo de punto de anclaje es particularmente útil cuando se tiene que instalar en el suelo.
En ambos casos los puntos de anclaje deben ser instalados por alguien con la formación y cualificación adecuada.

Instalación de la línea de vida

En las instalaciones de líneas de vida es muy importante que las personas que van a revisar la instalación comprendan los conceptos técnicos necesarios para el montaje. Esto se consigue mediante una formación específica en un determinado sistema, por eso, la mayoría de los fabricantes trabajan con instaladores homologados.

Aunque si pueden encontrar algunos sistemas que se comercializan sin instalación, siempre es aconsejable que el montaje lo realice un instalador homologado, para asegurarnos de que técnicamente se ejecuta de la manera más adecuada y para evitar que, en caso de que se empiece algún fallo del sistema, la responsabilidad recaiga sobre el propietario o el usuario.

El instalador homologado deberá facilitarnos la siguiente información:

  • Datos del instalador como documento acreditativo donde aparezca qué es instalador homologado y un seguro de responsabilidad civil.
  • Certificación del sistema, con una declaración de conformidad de los componentes del sistema. Para que la certificación del sistema sea válida es imprescindible que todos los componentes de la línea de vida pertenezcan al fabricante, tanto los anclajes, la línea, el absorbedor de energía y el carro. Si se montaran componentes de diferentes fabricantes el sistema no estaría certificado y la responsabilidad en caso de accidente por fallo de un componente no podría ser verificada con seguridad.
  • Certificado de instalación dónde se acredite que el sistema ha sido montado según las exigencias del fabricante y acorde con la normativa vigente.

Utilización

El riesgo que conlleve usar un sistema de línea de vida y el nivel de formación del trabajador, dependerá de:

  • La elección del sistema, de acceso o de detención de caídas.
  • El tipo de cabo de anclaje, de longitud fija o ajustable.

Según la legislación vigente, el empresario deberá proporcionar la formación, cómo exige la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Generalmente, está formación puede ser impartida por el propio instalador homologado. Asimismo, el empresario también deberá implantar los procedimientos adecuados para restringir el acceso a la línea, de tal manera que únicamente sea accesible para los trabajadores con la capacitación adecuada. Esto se puede conseguir de diferentes formas como por ejemplo:

  • Cerrar el acceso al área mediante puerta en bajo llave.
  • Guardar bajo llave los carros o dispositivo deslizante.
  • Llevar un sistema de registro de acceso.
  • Antes de que el trabajador se proteja con una línea de vida deberá llevar a cabo una inspección visual de todos los elementos del sistema,, entre otros aspectos, tensión del cable y en ninguno de los absorbedores haya sido desplegado en una caída.

Lineas de vida Verticales Ateca Trabajos Verticales

Mantenimiento del sistema

Las líneas de vida, que el resto de equipos e instalaciones joma deben someterse a unas pruebas de carácter periódico con el objetivo de asegurar que siguen cumpliendo con los requisitos técnicos y de seguridad exigido seguir la normativa. La periodicidad debe ser anual.

Por otro lado, cada vez que se produzca una caída o cualquier acontecimiento que pueda modificar el sistema, lo cual implica llegué un absorbedor, se deberán evaluar los daños sufridos por los componentes, y antes de volver a utilizarlo determinar si deben ser reparados o sustituidos. Existen absorbedores que incorporan en su diseño un testigo de color que permite conocer con una simple inspección visual y ha sido utilizado o no.

Todas las comprobaciones deben ser efectuadas por personal competente. Lo más recomendable es que sea el mismo instalador homologado que ha realizado el montaje quién se encarga del mantenimiento.

Además, quitar los resultados de las comprobaciones y conservarse durante toda la vida útil de los equipos.

 

NORMATIVA

■ UNE-EN 353-1-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Parte 1: Dispositivos anticaídas deslizantes sobre línea de anclaje rígida.
■ UNE-EN 353-2-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Parte 2: Dispositivos anticaídas deslizantes sobre línea de anclaje flexible.
■ UNE-EN 354-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Elementos de amarre.
■ UNE-EN 355-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Absorbedores de energía.
■ UNE-EN 358-2000. Equipos de protección individual para sujeción en posición de trabajo y prevención de caídas de altura. Cinturones para sujeción y retención y componentes de amarre de sujeción.
■ UNE-EN 360-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Dispositivos anticaídas retráctiles.
■ UNE-EN 361-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Arneses anticaídas.
■ UNE-EN 362-1993. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Conectores.
■ UNE-EN 363-2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Sistemas anticaídas.
■ UNE-EN 365-1993. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Requisitos generales para instrucciones de uso y marcado.
■ UNE-EN 564- 1997. Equipos de alpinismo y escalada. Cuerda auxiliar. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo.
■ UNE-EN 567-1997. Equipos de alpinismo y escalada. Bloqueadores. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo.
■ UNE-EN 795-1997. Protección contra caídas de altura. Dispositivos de anclaje. Requisitos y ensayos.
■ UNE-EN 795-A-1-2001. (1ª revisión de la anterior). Protección contra caídas de altura. Dispositivos de anclaje. Requisitos y ensayos.
■ UNE-EN-892-1997. Equipos de montañismo. Cuerdas dinámicas. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo.
■ UNE-EN 1891-1999. Equipos de protección individual para la prevención de caídas desde una altura. Cuerdas trenzadas con funda, semiestáticas.